El mar es vida!

Museo del Mar de Ceuta

Una ciudad rodeada de mar necesita una urgente atención a su medio natural marino. Hoy día todavía persiste un desconocimiento científico sobre nuestro mar y la Fundación Museo del Mar de Ceuta pretende llenar esas lagunas históricas en una ciudad que depende cada vez más del mar.

Red de varamientos

1. METODOLOGÍA

1.1.- Red de varamientos: la mayor parte de las investigaciones sobre cetáceos se basan en los varamientos, pues es lo mas barato y cómodo, puesto que el animal viene a nosotros, sin la necesidad de tener que ir a buscarlo. El animal pone a nuestra disposición toda una serie de datos que, si sabemos leerlos, puede ser de gran utilidad. La red de varamientos creada en Ceuta y áreas adyacentes se compone de profesionales y voluntarios que dan aviso de cualquier animal que vara en nuestras costas.

1.2.- Animales varados vivos: los animales vivos suponen otro caso de cómo se nos brinda una magnífica oportunidad de aprovechar esta desagradable circunstancia en beneficio de la ciencia, además de tener el honor de poder realizar una de las cosas mas satisfactorias de esta vida: salvar a un animal. A diferencia de los varamientos de animales muertos, en este caso, podemos tomar datos fisiológicos que requieren obviamente de un organismo vivo: análisis de sangre, constantes vitales, temperatura corporal, etc… que no sólo ayudarán al individuo tratado, sino que servirá para coordinar parámetros y actuaciones biomédicas que redundarán en la conservación de la especie.

Protocolo de actuación con los animales varados vivos: en el caso de los numerosos ejemplos de varamientos de animales vivos o varamientos masivos, no hay aún una explicación científica clara sobre las causas que lo producen. En el caso de los varamientos individuales, la causa patológica suele ser el común denominador de casi todos ellos, pero para el caso de los varamientos en masa, la explicación sensorial, con fenómenos exógenos o endógenos interaccionando de manera negativa con el sistema de ecolocalización tan preciso y sensible de los cetáceos, es la causa más común.
Una vez vemos un animal que necesita ayuda , la premura de las actuaciones resulta fundamental, y hemos de comunicarlo lo antes posible a los responsables de la res de varamientos, al igual que en el caso de los varamientos de animales muertos. Puesto que de cada actuación dependerá la vida del animal, pues una de las claves del éxito de la operación se desarrolla durante las primeras horas , el papel del avistador resulta primordial; es por ello que se sintetizan a continuación una serie de nociones de primeros auxilios y seguridad: En primer lugar hay que tener en cuenta que estamos ante un animal desorientado, confuso, estresado y enfermo.

Los cetáceos no son animales agresivos, pero debido a su tamaño, cualquier movimiento de su cuerpo podría herirnos de diversa consideración. Hay que actuar con determinación, sin miedo, y muy importante, aproximarse de lado, que el animal pueda sentirnos u obtendremos una reacción defensiva.
Si el animal aún no ha llegado a la orilla, es mejor que permanezca en el agua; hay que tener cuidado, si el animal esta débil, de que no se ahogue y pueda respirar por si solo; en caso contrario, sujetarlo con las dos manos por debajo hasta que el espiráculo quede por encima de la superficie. Si el animal esta ya en la orilla, la cosa se complica algo más. El animal esta expuesto al sol sin posibilidad de moverse y con todo su peso sobre una superficie dura, lo cual, al tener una caja torácica no preparada para ello, puede acabar con una dificultad para respirar y el animal aplastado sobre si mismo. Una vez personada las asistencias médicas, el veterinario procederá al primer examen clínico.

1.3.- Animales varados muertos. Protocolo de actuación con los animales varados muertos: la observación del cadáver de un animal puede tener lugar en la misma playa o en el mar. Una vez esto, se debe activar de inmediato la red de varamientos, que en el caso de la zona que nos ocupa está organizada por la Asociación Septem Nostra de Ceuta, la cual acudirá con los profesionales pertinentes para encargarse del varamiento. Si el animal aun no ha alcanzado orilla, hay que tratar por todos los medios de acercarlo a tierra, y una vez allí, intentar dejar al animal fuera del efecto de las mareas que pudieran arrastrarlo de nuevo y fuera también del alcance de carroñeros. Recordar que son animales pesados y serán necesarias al menos dos personas para moverlos. En general podemos utilizar una cuerda atada en la aleta caudal para tirar e izar al animal. Los animales en elevado estado de descomposición desprenden un olor muy desagradable y suelen desprender líquidos y sustancias consecuencia de la putrefacción por las aberturas naturales o incluso por las heridas. Es necesario evitar dentro de lo posible manipular mas de los necesario el animal y, siempre que se pueda, hacerlo provisto de guantes y mascarillas y, sobretodo, evitar la afluencia de niños y curiosos. Como medida preventiva, el observador puede llevar a cabo una serie de acciones fáciles para que en caso de perder al animal se disponga de algunos datos como fotografías de todos los ángulos posibles, medidas del animal, etc.

METODOLOGIA EN EL TRABAJO CON LOS ANIMALES VARADOS MUERTOS

La realización de las necropsias regladas por personal cualificado resulta fundamental para aprovechar al máximo la oportunidad que supone el varamiento de un animal muerto. Nos permite entre otras cosas conocer la causa de la muerte, conocer la dieta del animal mediante la extracción y análisis del contenido del tubo digestivo, y recuperar las osamentas para realizar estudios. 1.- Escala de degradación evolutiva: con el objetivo práctico de establecer una sistemática que simplifique la descripción del nivel de putrefacción , se acordó asignar un número a cada fase de descomposición por la que pasa el cadáver. La escala de putrefacción es la siguiente:

 

ESCALA

TIEMPO DESDE LA MUERTE

 

CARACTERISTICAS

 

0

 

 

0-12 horas

Muy fresco, recién muerto, el Rigor Mortis hace que la musculatura esté rígida. Ojos cristalinos. Se diferencian el color y los dibujos de la piel, lo que facilita la identificación de la especie. Al abrir, todos los órganos están intactos y fácilmente accesibles: es el estado idóneo ara coger muestras no contaminadas para posteriores estudios microbiológicos y anatomopatológicos.

 

 

1

 

 

12-72 horas

Desaparece el Rigor Mortis y aparece la autolisis. Los ojos se hunden y el animal se hincha al entrar en acción las bacterias anaerobias del tubo digestivo que producen gas como resultado de su metabolismo. La piel se quema por la acción del sol en la playa y empieza a ser difícil observar los dibujos distintivos aunque todavía permanecen algunas características diagnósticas de especie. Al abrir la ventana de necropsia sale gas el cual mantiene las vísceras separadas y en su lugar. Cavidades abdominal y torácica encharcada con líquidos procedentes de la hemostasis.

 

 

2

 

 

72 horas-1 semana

El animal puede ser detectado a grandes distancias debido a que despide un olor típico de descomposición severa. Completamente quemado, empieza a ser difícil la identificación. Hay líquido sanguinolento en la cavidad bucal y caudalmente a nivel del ano y de la vagina, procedente de las arterias  y venas del aparato digestivo. El gas ha encontrado salida por alguna cobertura fruto de los carroñeros o de la presión interna. Al abrir, se detecta una pérdida de muchas vísceras como hígado y riñones, los cuales se encuentran en fase de licuefacción, con lo cual la necropsia pierde su sentido original, quedando tan solo para comprobar el contenido intestinal. 

 

 

3

 

 

1 semana en adelante

Totalmente putrefacta faltando partes como aletas y cabeza, así como la piel, incluso la casa de grasa subyacente, quedando a la vista la musculatura e incluso huesos. La piel que queda se encuentra reseca y acartonada. Imposible la identificación por características morfológicas teniendo que recurrir a la identificación ósea por fórmula vertebral, dental, o anatomía comparada de ciertos huesos. No tiene sentido pues realizar la necropsia aunque seria oportuno terminar de descarnar y enterrar, ya que si no faltan huesos nos encontramos ante una de las osamentas mas interesantes de recuperar, pues además de reducirse el tiempo de espera, el resultado posterior es mejor al haber comenzado el proceso de blanqueamiento en la playa.